Presionas *Enter* y esperas. Letras blancas sobre fondo negro, los repositorios se están actualizando, los paquetes bajan, bajan, bajan, se descomprimen y se instalan en tu disco duro. De pronto, algo sucede. En un segundo lo claro y evidente, lo predecible de la manera más simple, se hace realidad. Tu computadora muere. Es la lluvia afuera. Es la tormenta eléctrica. Es la instalación de tu casa. Es el cable del cargador que has olvidado conectar durante un minuto más del que era posible. Es la pasta térmica de tu procesador, que se secó toda y parece más arcilla malograda. Tal vez sólo sea el ventilador quinceañero que de pronto decidió evacuar este universo, cansado de dar vueltas una y otra vez en condiciones tan polvorientas.

La pantalla es tan negra como tus suposiciones.

Te sirves un café, regresa la luz, aclara el cielo, corres a conectar de vuelta el cable, verificar el cargador, sacar el multímetro y el kit de desarmadores, calcular mentalmente cuánto tiempo haces a la tienda de electrónica más cercana, analizas, sobreanalizas, te congelas.

Picas el botón. La primera noticia es un alivio - el BIOS vive. Pasan segundos y GRUB te saluda. Esperas un poco más y los logs del boot parecen ir bien. Estás a punto de saltar de la alegría cuando algo cambia. Los amigables mensajes de [OK] paran de golpe, y son reemplazados por texto blanco, errores de memoria, hasta que se detiene todo.

Kernel Panic - not syncing

D:

A todos nos pasa.

No te la pases mal. Ven a sufrir con nosotros.


Kernel Panic Room es:


  • Un lugar mágico donde habitan los místicos seres conocidos como hackers
  • Un espacio físico que funciona como puente para el espacio virtual
  • Un laboratorio de libre experimentación y aprendizaje técnico y artístico
  • Un punto clave para la resistencia y resiliencia en el mundo digital